Las tres causales del aborto son:

Violación sexual

En 2015 se presentaron más de 2,200 denuncias ante el Ministerio Público por delitos sexuales contra niñas y mujeres . En todos estos casos las mujeres y niñas sobrevivientes se expusieron a un embarazo que no esperaban ni deseaban. Ninguna de ellas obtuvo una respuesta eficaz y oportuna por parte del Estado, dada la penalización total del aborto vigente actualmente.

En un informe de Médicos Sin Fronteras sobre los servicios prioritarios de  Tegucigalpa, más del 15% de las pruebas de embarazo de mujeres atendidas por violación, dieron resultado positivo.

Cuando pone en grave riesgo la salud y la vida de la mujer

Condiciones físicas y mentales previas a un embarazo así como otras que pueden precipitarse por el embarazo, ponen en peligro la vida o a salud futura de la mujer, y por tanto, pueden requerir una interrupción del embarazo por razones de salud.

De acuerdo a los registros hospitalarios de muertes maternas en los hospitales públicos de Honduras, en los últimos 5 años, al menos el 30% de ellas ocurrieron por condiciones previas que se complicaron por el embarazo y el parto, es decir que esas mujeres hubieran salvado sus vidas con una interrupción oportuna de dicho embarazo.

Cuando existen graves malformaciones congénitas incompatibles con la vida

Existen más de 30 enfermedades y anomalías extremadamente graves del feto que son incompatibles con la vida fuera del útero. Continuar un embarazo cuando de antemano se confirma que el producto no va a sobrevivir implica causar sufrimientos innecesarios para algunas mujeres.

La despenalización de estas tres causales contibuiría a evitar consecuencias dañinas para la salud y pérdidas innecesarias de vida de las mujeres.

 

Anuncios